post

Rostros del desarrollo chino

obrero-china-15

Aunque sea un tema que ya traté en otra ocasión, hoy me gustaría ofrecer una mirada un poco más cercana a uno de los sectores profesionales que más ha hecho y sigue haciendo por el desarrollo chino. Y es que, para hacer que un país se convierta en la “fábrica del mundo”, no solo basta con construir y activar las plantas de producción, sino que además resulta indispensable levantar un sinfín de infraestructuras capaces de suministrar, comunicar, y mantener los recursos materiales y humanos implicados en la gran carrera del desarrollo económico.

Sin embargo, tanto en los debates públicos como académicos, muy a menudo hablamos de las claves del denominado “milagro chino” haciendo referencia a aspectos políticos y culturales que tienden a desenfocar nuestra visión de los agentes más cruciales en la construcción de dicho milagro. Como consecuencia de ello, incluso en China, un país con un gobierno de ideología supuestamente marxista, este estrato de la clase obrera, en buena parte formado por campesinos migrantes, ha visto cómo se desvanecía el dudoso estatus social y cultural que Mao Zedong le otorgó en la década de los años 60 y 70.

obreros-china-3

Pues dentro de la arrolladora lógica del mercado, quien no tiene una formación especializada, y solo cuenta con su necesidad de trabajar, se ve prácticamente reducido a la perecedera figura de una herramienta automática. Y si además hablamos de un país superpoblado, con toda una multitud esperando ser empleada de esa guisa, el trabajador de la construcción pasa a ser obviado como una “cosa” más de entre todo aquello que se da por hecho al diseñar un nuevo proyecto.

Por eso, en esta ocasión he preferido no repetirme sobre la falta de seguridad laboral que padecen, ni de las durísimas condiciones que les esperan en el barracón, ni del desprecio con el que las nuevas clases medias y altas los observan cuando les toca compartir un espacio público.

En lugar de ello, he optado por una táctica visual consiste en devolver una dosis de enfoque a sus rostros y a su figura, de modo que nuestras miradas se encuentren, y por un inalienable instante nos reconozcamos como personas igualmente dignas que somos, al margen de la distancia y de las condiciones que nos separen.

obrero-china-2

obrero-china-4

obrero-china-12

obrero-china-3

obrera-construccion-2

obrero-china-13

obrero-china-6

obrero-china-cigarro-2

obrero-china-8

obreros-china-2

obrero-camion-china-1

obrera-construccion-1

obrero-china-17

obrero-anciano-2

obrero-china-16

obrero-china-anciano-3

Comments

  1. Muy buen detalle el que has tenido con esta gente. La verdad es que la sociedad los trata como si no existieran pero son gracias a ellos que sus preciosos pisos con jardines y centros comerciales a los que tanto la gente en China regenta, son levantados gracias a esta gente que viven en barracones prefabricados junto al lado de la obra y trabajan casi las 24 horas del dia sin parar, pq las obras que hay al lado de casa levantando un macro centro comercial no paran ni a las 5 de la mañana. Algun dia los chinos dejarán de menospreciar otros solo pq ganan menos dinero?? Espero que si 🙂

    • Muchas gracias por el comentario, amigo.

      Totalmente de acuerdo en lo que comentas, y además algunos de los obreros de las fotos trabajan justo para levantar un centro comercial de esos que mencionas.

      Aquí en el Noreste por lo menos no trabajan en el invierno, porque hace demasiado frío, pero desde primavera hasta otoño trabajan sin parar y en condiciones muy duras.

      En cuanto al tema del dinero, en China se valora mucho que una persona sea capaz de ganar como para asegurar la continuidad y bienestar de su familia, y esa es la principal razón que mueve a muchos de estos hombres a dejar el campo y trabajar en la obra. De ese modo algunos serán capaces de costear una educación mejor para sus hijos, y unos pocos hasta arrancarán un pequeño negocio con lo que ahorren, aunque los obreros más mayores seguramente tendrán un panorama bastante más complicado.

      Una vez más, gracias por participar, y mi mejor saludo desde Changchun.

  2. Coincido con Witchking00, los trabajadores están todo el día, los he visto también de noche (ahora con tanto boom de la construcción es común pasar de noche por edficios y ver las lucecitas de los soldadores). También en las construcciones suele haber mujeres (aunque creo que más para edificios que para caminos), las he visto trabajar a la par de los hombres, cargando carretillas y baldes. El rumor dice que las contratan porque les pagan todavía menos que a los hombres. Y sin duda, la mano de obra es el motor de la economía china. Saludos, aparte de la reflexión, excelentes las fotos!

    • Mil gracias por pararte en mi blog, Fernanda.

      Tienes toda la razón con la cuestión de las mujeres, y aunque en el reportaje anterior ya puse alguna foto de trabajadoras de la construcción, me ha dado rabia no contar con ellas para esta ocasión. Quizás si que es cierto que en las grandes obras, como la que nos trae a cuento, hay una proporción menor de mujeres, pero sí que es cierto que es muy fácil encontrarlas trabajando al par de los hombres y en tareas bien duras.

      En cuanto al salario, es probable que a muchas les paguen menos, igual que ocurre en otros muchos sectores, pero por lo que nos contaron los obreros, tampoco es raro encontrar matrimonios trabajando en las áreas de construcción. Además debe haber bastantes negocios familiares especializados en determinados procesos de la obra, donde mujer y marido se implican por igual.

      • Es posible eso de los matrimonios, yo lo pensé la primera vez que vi mujeres en una obra en China (como esos pensamientos que pasan por alto), pero luego pensé que había sido mi imaginación por verlos en parejas. Interesante!, saludos!

      • Hola Fernanda,

        hoy he dado otra vuelta por la zona de obras, y he podido fotografiar a dos trabajadoras, cuyas imágenes acabo de añadir. La primera de ellas, además de trabajar en la obra, cocina para el resto de sus compañeros, mientras que la segunda cumple con las mismas tareas que sus colegas de las obras ferroviarias. A esta última me ha costado un poco sacarle la foto, porque muchas mujeres chinas piensan que esta profesión no es muy propia de su género, aunque es verdad que aquí se ven muchas más trabajadoras de la construcción que en Europa. En cualquier caso, ahora ya tenemos dos fotos que lo prueban.

        Gracias por tu pertinente apreciación inicial, y mi mejor saludo desde China.

  3. Fidelius1959 says:

    Una imagen vale más que mil palabras. Gracias otra vez Javier.

    Creo que en muchos o la gran mayoría de países del mundo se nota algún “desprecio” o animadversión con los obreros no cualificados.

    Pero sus caras denotan felicidad y no creo que sean poses.

    China se está construyendo.

    Saludos y gracias

    • Gracias a ti, Fidelius.

      Sobre el desprecio hacia ellos, es cierto que cuando sufres el jaleo de las obras en la puerta de casa, a los trabajadores los miras con menos simpatía. Pero a muchos de ellos no les queda otra salida laboral, y cuando hablas con ellos te das cuenta de que son ese tipo de gente del campo sin apenas malicia, como el hombre de la cuarta foto, que nos contó que venía de las estepas de Mongolia Interior. Además es la foto favorita de muchos de quienes han visto el reportaje, porque su sonrisa es tan radiante que casi se hace difícil de creer, dadas la dureza de su trabajo diario.

  4. como siempre, excelente post.
    Como tu conoces seguramente más de estos temas, me gustaría comentarte algunas dudas que tengo sobre estos trabajos, o incluso sobre otros parecidos, que podiamos agrupar en la “clase obrera”:
    – Que tipos de contratos tienen? trabajan por horas o por servicios?
    – Tienen algun tipo de seguridad en caso de baja o accidente?
    – Cotizan para tener pensiones en el futuro? En caso afirmativo, estas pensiones les serviran para poder vivir en un futuro o como la mayoria de los ancianos en china vivirám de sus hijos?
    Alguna vez comentando con los comapñeros de oficina en Shanghai, me confirmaron que ellos si tienen todas estas garantias y que por ley hay unos minimos, pero no se si para los obreros de la construcción se cumplen estos principios.

    • Muchas gracias por el comentario y por pararte en mi blog, Jordi.

      En cuanto a tus preguntas, por mi siempre cuestionable experiencia, diría que en China poca gente tiene garantizada una pensión y asistencia sanitaria como la que acostumbramos a disfrutar en muchos países europeos.

      De acuerdo con la ley, toda empresa debe ofrecer un plan de jubilación, un seguro médico, y cotizar para las bajas y para el desempleo. Además, algunas empresas pueden ofrecer una especie de fondo-ayuda para adquirir una vivienda, a cambio de una contribución mensual que sale del salario del trabajador.

      Sin embargo, más allá de las empresas nacionales y las grandes empresas privadas, es complicado gozar de garantías que permitan olvidarse del apoyo de los hijos en el futuro. Y cuanto más descendemos en la escala social, más fácil resulta encontrarse con situaciones de precariedad, y con gente que tiene que apañarse una jubilación o la sanidad a base de seguros privados, como en los de Estados Unidos.

      En cuanto a estos obreros, hace unos años la mayoría de los que llegaban de otras provincias lo hacían sin regularización de ningún tipo, y aunque la situación ha mejorado últimamente, es muy posible que parte de ellos siga sin tener contrato (igual que cantidad de estudiantes extranjeros trabajando como profes), que trabajen sin seguros de ningún tipo, y no se sepa muy bien cómo proceder en caso de que ocurra un accidente. Y tampoco cuentan con un sindicato ni organizaciones que protejan sus intereses en caso de abusos por parte del patrón, que son bastante corrientes, aunque los medios apenas suelen hacerse eco de esas noticias.

      • Del comunismo que queda? o hubo algo asi como jubilacion u otro tipo de proteccion social en alguna epoca comunista?

        Muy bien el detalle de imprimirles las fotos.

        Tal vez no debo meterme donde no me llaman, pero tal vez les interesaria escribirles alguna direccion de email u un link, por si en un futuro ellos o sus hijos pueden conectarse a internet.

      • Del comunimo quedan ventajas sobre todo para quienes trabajan en la administración o en empresas nacionales. Para el resto la vida transcurre por cauces muy parecidos a los de cualquier país capitalista, y se sobrevive a base de competencia (más dura todavía sin sindicatos).

        Sobre épocas pasadas, pasaba algo parecido, aunque con unos niveles de recursos y consumo mucho menores para los aventajados. Antes de que se industrializase el país, para la mayoría de los que trabajaban en el campo, la jubilación consistía en los cuidados que pudiesen ofrecer los hijos. Poco más se podía garantizar con la economía de los años 50, 60 y 70.

        Gracias por tu comentario y por la sugerencia de dejarles una forma de contacto. Estos días estamos pasando ratos con ellos cuando salimos, y no sería mala idea intercambiar teléfonos.

        Recibe mi mejor saludo desde Changchun.

      • Pues entonces mi empresa debe ser de las que cumple con la ley!
        Otro tema muy interesante es el de los sindicatos. Al llegar a China me comentaron que me podía unir al “trade union” por 10 RMB al mes, y que por ese importe recibiría algunas ventajas. Me extrañó la propuesta, sabiendo lo poco predispuestos que están en la administración y empresas a este tipo de organizaciones, pero al final pude ver de que iba el tema. De sindicato no tiene nada, es una especie de grupo subvencionado por la empresa donde recibimos regalos (cheques de compra, entradas cine, de teatro) y poco más. Nada de asesoramiento laboral ni acción conjunta de los trabajadores para buscar mejoras en las condiciones de trabajo. Eso si, después pueden fardar que más del 90% de los empleados están afiliados!!!

      • Efectivamente, muchos sindicatos parecen de chiste si tenemos en cuenta que hablamos de un país supuestamente socialista. Por lo que vimos en el departamento al estudiar algunas empresas nacionales, parece que allí los trabajadores sí que tienen ciertas vías para ejercer presión en favor de sus intereses, pero sus asociaciones están todavía más sujetas al control político que los sindicatos más vendidos de España.

        Muchas gracias por compartir tu interesante experiencia, y mi mejor saludo desde Changchun.

  5. Ayer imprimimos estas fotos, y acabo de entregárselas a los trabajadores que aparecen en ellas. Algunos andaban ya por otras zonas, porque aquí se construye a un ritmo muy rápido, pero se las harán llegar sus compañeros. Una pequeña retribución por haberme cedido su imagen para este reportaje, y para que sepan que sus rostros han llegado a personas que viven a miles de kilómetros.

Trackbacks

  1. […] Rostros del desarrollo chino […]

  2. […] Rostros del desarrollo chino, Javier Telletxea pone su cámara hacia unos invisibles, de unos […]

  3. […] que han hecho posibles las cifras de crecimiento económico de los últimos años, aunque el reconocimiento y derechos de este estrato dista mucho de lo que debiera bajo un gobierno supuestamente inspirado por los ideales del […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: