post

¿Quién inventó las chuletas?

fraude-estudiante-chino-1

Por si alguna vez os habíais metido en una bronca sobre quién inventó las trampas para los exámenes, o tenéis intención de hacerlo un día de estos, en su primera y grandiosa edición, el libro Chiness de de los records os trae hoy la solución al dilema en exclusiva mundial.

El inventor, chino, por supuesto, se llamaba 朱乐子, que según el sistema alfabético pinyin se escribiría como “Zhu le zi”, nombre que despeja finalmente la misteriosa etimología del popular término “chuleta”.

Zhu le zi, conocido como “Zhu” por sus colegas mandarines, y como “el mangas” por los aspirantes a funcionarios, logró incluso hacerse con un cargo provincial relativamente alto, pero su fraude fue descubierto apenas un año más tarde, cuando confundió la factura de la compra para los rituales estatales con la última chuleta que había preparado para ascender en el rango.

Tras su ejecución, hubo incluso quien planteó la posibilidad de otorgar a Zhu le zi el título de “ancestro de los tramposos”, y hasta hay quien afirma que los estudiantes confucianos solían rendirle culto antes de presentarse a un examen importante, aunque el director del Museo Confuciano de Changchun nos dijo que todo eso no eran más que gilipolleces, y que ya nos bastaba de hacer el indio en su museo.

Aprovecho para enviar un slaludo afectuoso a mi colega investigador Josetxo Petritegi, quien mantenía la teoría de que el término “chuleta” provenía de la antigua costumbre vasca de permitir a los aspirantes a miembro de la Euskaltzaindia (Academia de la lengua vasca) presentarse al examen con un “tentempié” de ternera, en el que más de uno aprovechó para colar algún tomo del diccionario Elhuyar.

fraude-estudiante-chino-1 (2)

Sin embargo, la nueva evidencia hallada en el ya citado museo de Changchun, provincia de Jilin, avala definitivamente el origen chino de la famosa trampa estudiantil, que ha evolucionado de forma espectacular con las nuevas tecnologías, ayudando a miles de estudiantes a superar con nota la temida selectividad china o “gaokao”.

En la actualidad, se habla incluso de auriculares tan pequeños que se colocan en el oído interno del tramposo, y deben ser extraídos por un médico, aunque el Libro Chiness de los records no cuenta con evidencia alguna al respecto (todavía).

En cuanto al propio método de fraude ilustrado en la fotografía, según afirman los investigadores del citado museo de Changchun, la técnica habría sido exportada hace varios siglos por diplomáticos con estudios a lo largo de la ruta de la seda, desde donde se extendió a toda Europa, obteniendo una gran acogida y popularidad entre los retoños de las élites políticas ibéricas.

Eso ha sido todo en nuestra primera edición del Libro Chiness de los records.

Por favor, no dudéis en enviarnos cualquier pista o evidencia que contribuya a corroborar o desmentir los records.

Que la sonrisa del apuesto y lozano Confucio os inspire bondad y alegría.

confucio-1

Comments

  1. jajajaaj mancantao!! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: